Seis momentos en la temporada del Polartec-Kometa sub23

18 octubre, 2018

Una temporada ciclista da para mucho. Muchas carreras, muchas situaciones, muchos momentos, instantes que definen o sentencian, segundos fundamentales… Pruebas de un día, por etapas; muchas jornadas de competición llenas de vivencias deportivas y humanas. Siempre es difícil condensar, y también muy injusto por todas esas aportaciones que en un resumen no aparecerán, anónimas en la condensación e indispensables en el bagaje vital. Estos son seis momentos del curso 2018 en el Polartec-Kometa sub23

1. La última etapa en la Vuelta a Bidasoa.
En una de las pruebas más prestigiosas del calendario aficionado estatal, una actuación portentosa. La Vuelta al Bidasoa concluía con una etapa de menos de 80 kilómetros con salida y llegada en Irún. El italiano Alessandro Covi ataca de forma temprana y, aprovechándose de cierto despiste en el pelotón, se hizo con una brecha de tiempo muy peligrosa para el liderato de Juan Pedro López, brecha que encaró casi los dos minutos. El andaluz, tras un gran trabajo de todo el Polartec-Kometa, acabó asumiendo las riendas de la defensa en la exigente ascensión a Erlaitz, con Covi más de medio minuto por delante. Acabarían juntándose ambos en cabeza dentro de los últimos diez kilómetros. López había logrado defender su amarillo con una gran exhibición en una victoria que supondría su trampolín, unos días después, al equipo continental de la Fundación Alberto Contador.

2. La remada de Carlos García en Navarra.
Una etapa durísima en los Pirineos navarros, una actuación sobresaliente. Una de las máximas del ciclismo, del deporte en sí, ensalza la dificultad de las victorias. Ganar no es fácil, se dice. Y el camino, menos aún. E n la que ha sido su primera temporada en la categoría, Carlos García Pierna ha dejado varios momentos  para el recuerdo. Uno de ellos fue su remontada en la cuarta etapa de la Vuelta a Navarra, con final en el Alto de Muskilda, una jornada de 130 km en la que las averías mecánicas parecían haberle borrado de la disputa de la jornada y de la general. Una rotura de su cambio tras un toque con la bici de un rival, a más de 50 km para el final, le retrasó más de un minuto del grupo de favoritos justo antes del hormigonado Alto de Orbaiceta, exigente subida. Inicialmente se desmoronó, entre lágrimas. Pero se rehizo. Primero apoyado en sus compañeros, después en solitario, más tarde dentro de un grupo de siete unidades, acabó alcanzado la cabeza de carrera para acabar octavo, a 29 segundos del ganador.

3. El tren blanquiazul en las carreteras sevillanas.
Historia con uno de los finales más felices posibles. El granadino José Antonio García, futuro corredor del Polartec-Kometa continental, acabó imponiéndose en la general final de la Challenge Vuelta a Sevilla impulsado por su victoria en la segunda y última prueba, la Clásica Velá de Triana. Un doble éxito que supuso la guinda a un gran trabajo colectivo de todo el equipo madrileño. En muchas carreras se ha podido ver esta campaña al bloque del Polartec-Kometa trabajando en cabeza del pelotón, reaccionando o afrontando la más diversas situaciones de carrera, pero en pocas pruebas como en la andaluza el equipo desplegó un poderío tan estético. Rodando agrupados en torno a su baza, con las ideas claras, aportando todos su grano de arena en un emocionado todos para uno… El colectivo es un gran valor en el seno del equipo  y esta prueba fue uno de los mejores ejemplos del curso.

4. La regularidad de Ropero y Pastor.
El granadino Alejandro Ropero y el alicantino Jorge Pastor son otros dos de los puntales del Polartec-Kometa sub23 y durante toda la temporada han estado muy activos, cuajando un gran calendario de vueltas repleto de clasificaciones entre los diez primeros de sus generales. Ropero tuvo la oportunidad de competir en el equipo profesional como stagiaire durante la Vuelta a Burgos, donde se dejó ver durante un par de jornadas. Pastor fue el elegido para participar en el stage de preparación de Bormio de comienzos de junio, donde el conjunto continental afrontó su presentación italiana y encarriló su preparación para dos objetivos tan importantes como el Giro Baby y el Giro del Valle de Aosta.

5. Grito en Alcantarilla, cabalgada en Momparler.
Hasta su salto a la estructura continental, Juan Pedro López ha sido uno de los grandes animadores de la Copa de España 2018. A mediados de marzo el corredor sevillano conquistó una importante victoria en la tercera prueba del certamen, el histórico Trofeo Guerrita de Alcantarilla (Murcia), tras batir en un intenso mano a mano al corredor gallego Cristian Mota. Semanas después, durante el Memorial Momparler, de nuevo López fue un gran protagonista de la prueba al probar un ataque en solitario con más de 40 kilómetros por recorrer hasta la meta. Fue una apuesta personal del corredor de Lebrija que en algunos momentos hizo soñar despiertos a todos los miembros del equipo. En el sprint donde se resolvió la carrera José Antonio García firmó una notable segunda plaza.

6. Daniel Viegas, perseverancia y sacrificio,
El portugués Daniel Viegas es uno de los grandes nombres del curso dentro del Polartec-Kometa. El ciclista del Algarve, que da el salto al profesionalismo de la mano de la estructura profesional, se ha destacado como un gregario de primer nivel, capaz de sacrificarse durante muchísimos kilómetros con un trabajo no siempre visible pero sí fundamental en cualquier estructura deportiva. En muchos de los éxitos del equipo el de Faro ha sido parte. Y en muchas de las situaciones de carrera adversas que había gestionar, también.  No faltaron los momentos para el lucimiento más personal, acaso con la última etapa de la Vuelta a Navarra como gran exponente: Viegas y Julen Amarika forman una fuga de grandes rodadores y le echan un pulso al pelotón durante muchos kilómetros y con diferencias mínimas. La fuga llegaría y el luso acabaría segundo.

Sponsors