Misión cumplida: jersey amarillo salvado en la meta de Hondarribia

10 mayo, 2018

Vuelta al Bidasoa

Segunda etapa: Irún-Hondarribia (119,4 km)

El húngaro Barnabás Peak, campeón nacional de su país y miembro del equipo auspiciado por la Unión Ciclista Internacional, fue el ganador de una segunda etapa de la Vuelta al Bidasoa en la que el Polartec-Kometa cumplió con creces su cometido de defender el jersey amarillo de Juan Pedro López. El ciclista sevillano, bien protegido por sus compañeros durante todo el día, llegó en el primer grupo principal que se jugó la victoria parcial, un paquete de 29 unidades. El alicantino Jorge Pastor, inconmensurable trabajo el suyo en el ascenso al Monte Jaizkibel, entró ligeramente retrasado, doce segundos después. Carlos García, que se tuvo que sobreponer a una caída antes de la última subida, entró en meta a poco más de medio minuto del ganador.  Ellos fueron los tres primeros miembros de la formación en la llegada.

Una segunda jornada frenética, de altísimo ritmo y con presencia de lluvia en la que los miembros del Polartec-Kometa Sub23 respondieron a la perfección pese a que varios (Cantoni, Pastor, Ropero) se habían visto involucrados en caídas en la jornada previa. La general sigue con López al frente, aunque de la lucha por la misma se ha despedido, desgraciadamente, el bravo Jokin Aranburu. El ciclista de Ampo, cuarto en la general,  se vio involucrado en una caída  poco antes del ascenso al Jaizkibel, la antes citada que afectó a Carlos García; un incidente en el que se fracturó una de sus clavículas y se vio forzado a la retirada.

Rafa Díaz Justo, director: “Hemos salvado el segundo día. Un día complicado, más aún por la lluvia, porque el agua siempre provoca otro tipo de tensiones. La carrera resultó muy loca en su primera parte, con muchos ataques y un ritmo general muy, muy fuerte. Hemos intentado marcar un ritmo para que no hubiera mucho más barullo. A mitad de carrera atacó Fran Pérez, del Gomur, que llegó a coger minuto y medio. Pero fue cazado al paso por Irún. Poco después llegaría la caída en la que, por desgracia, Aranburu se rompió la clavícula. Carlos García se vio involucrado y sufrió una avería en su bicicleta. Se pegó un buen calentón, pero pudo llegar al grupo cabecero justo en el arranque de Jaizkibel. En la subida el peso lo llevamos Lizarte y nosotros. El Lizarte marcó de inicio un ritmo muy alto y uno de sus chicos se destacaría ligeramente. Después ha sido Jorge Pastor el que prácticamente ha tirado hasta la cima. En la bajada lo ha probado Archibold, de la UCI, pero le acabaron cogiendo. Juanpe iba en ese grupo. Asegurado el día, entró tranquilo y no se la jugó al sprint, que no venía muy a cuento”.

Este viernes la Vuelta al Bidasoa disputa su tercera etapa, 131,2 kilómetros con salida y llegada a Orio en los que destacan la presencia de la ascensión a Aia, y sus tremendas pendientes, a menos de quince kilómetros para el final.

Sponsors